Cuatro hábitos saludables que se pueden implementar en el trabajo

Seamos honestos, a todos nos gustaría llevar una vida más saludable. Hacer ejercicio, llevar una dieta balanceada y pasar más tiempo al aire libre son cosas que quedan muy bien en nuestra lista de metas para el año pero que no tardan mucho en chocar con la realidad. La acumulación de exigencias laborales y personales inmediatamente ocupan toda nuestra atención y la posibilidad de vivir de forma más saludable queda descartada a un segundo plano hasta tanto tengamos “más tiempo” o “estemos menos estresados”.

La trampa en esta forma de proceder es que en esas mismas intenciones que continuamente procrastinamos podemos encontrar la llave para lidiar con el estrés y desempeñarnos de forma más eficiente en la oficina y en casa. Tener más energía, procesar eficazmente las tensiones, estar más concentrados y tomarse menos días por enfermedad son apenas algunos de los beneficios que aportan las prácticas saludables que ayudan a mejorar nuestro rendimiento.

Los hábitos saludable favorecen un mejor desempeño de las tareas laborales

Quien más atención debería prestar a estos beneficios es la misma empresa. Si los hábitos saludables ayudan a los empleados a hacer mejor sus trabajos, el promoverlas significará para ella un beneficio directo. La promoción de prácticas y recursos que benefician a la salud de los empleados es, además, uno de los requisitos que solicita la Organización Mundial de la Salud (OMS) para considerar a la empresa como un ambiente de trabajo saludable.

Existen infinidad de iniciativas que pueden considerarse como promoción de hábitos saludables en el trabajo. Las cuatro siguientes son apenas una muestra de ellas, aunque ocupan un lugar relevante en tanto que se ha podido comprobar que realmente acarrean un beneficio para la salud física y mental de quienes las practican.

Reducir el sedentarismo

Incluir hábitos saludables en la rutina laboral no sólo aporta beneficios al empleadoLa falta de ejercicio es considerada como una de las prácticas contrarias a la salud con mayor penetración a nivel mundial. Alrededor de un 60% de la población no realiza la cantidad de actividad física mínima. Esto es una de las principales causas de que se haya disparado el porcentaje de personas que sufren obesidad y, a su vez, enfermedades coronarias.

El sedentarismo es una consecuencia directa de la forma en que se ha desarrollado la vida moderna en las grandes ciudades, pero si ponemos el ojo en el ámbito laboral encontramos inmediatamente a un gran culpable: muchos trabajos exigen que sus empleados realicen sus tareas estando sentados y sin transladarse. Según un estudio que incluyó una muestra de 17.000 trabajadores canadienses, quienes pasan la mayor parte de su día sentados tienen hasta un 54% más de probabilidades de sufrir un ataque al corazón que quienes se mantienen en movimiento.

Resulta difícil encontrar una solución directa a este problema mediante la implementación de hábitos saludables en el trabajo. Por un lado las empresas pueden promover entre sus empleados la práctica de ejercicio físico. Así, no solo contrarrestan los efectos negativos del sedentarismo sino que se incorpora un hábito importante para la salud. Pero si hablamos de iniciativas puertas adentro, la organización puede establecer pausas periódicas para que los empleados se ejerciten o recurrir a soluciones creativas para que los trabajadores pasen menos tiempo sentados, como organizar reuniones “de pie” o permitir pausas de pocos minutos para salir a caminar. Algunas empresas incluso se han arriesgado a prohibir a la mayoría de su plantilla el acceso a los ascensores para fomentar la subida y bajada por las escaleras.

Pausas de meditación

La meditación es destacada muchas veces como un excelente método para combatir el estrés que se acumula en las horas de trabajo. El siguiente video destaca también que puede utilizarse para contrarrestar la depresión, el miedo y la ira y elevar los índices de satisfacción y felicidad. Treinta minutos diarios de meditación durante 3 meses fueron suficientes para que un grupo de empleados lograra bajar su nivel de ansiedad. Se trata de uno de los recursos más innovadores dentro de los hábitos saludables en el trabajo.

Alimentación sana

Casi no hace falta aclarar por qué este hábito es importante. Existen miles de artículos que destacan los beneficios de una buena alimentación para la salud de los empleados y alientan a las empresas a ofrecer a incluir en los menúes alternativas saludables.

Otra práctica aconsejable consiste en hacer respetar los horarios y los tiempos de las pausas para almorzar. Comer con tranquilidad y alejado del escritorio no sólo permite hacer una mejor digestión, sino que da al empleado la posibilidad de descansar de sus tareas y bajar su nivel de estrés.

Respetar todas las comidas y de una forma balanceada, sumado a un reposo adecuado, es clave para que los trabajadores conserven la energía a lo largo del día. Además se evita el desarrollo de enfermedades como la obesidad y la diabetes.

Dejar el cigarrillo

Pasos para librar a la oficina del consumo de tabaco.Después de muchas décadas durante las cuales el humo de cigarrillo tuvo acceso ilimitado a los espacios laborales, hoy la mayoría de los países cuentan con políticas que obligan a dejar a los cigarrillos fuera de la oficina. Sin embargo, el problema sigue presente en la mayoría de las organizaciones. Las escapadas “afuera” para fumar son moneda corriente en muchas empresas.

Los empleados a menudo argumentan que estas pausas cumplen la función de aliviar el estrés. Los aspectos nocivos del tabaco, por otro lado, superan con creces los beneficios que se puedan extraer de su consumo. Lo recomendable en este caso sería proponer a los empleados una alternativa al cigarrillo para manejar el estrés, como parte de un programa de cesación tabáquica.

Más allá de estas prácticas, la preocupación por el bienestar físico y mental de los empleados debe ser siempre una prioridad para las organizaciones. La incorporación de hábitos saludables en el trabajo es solamente uno de los aspectos dentro de un programa de bienestar más amplio.

Si te gustó puedes darnos un click

    ¿Qué opinas?